Pedro Aznar: Ruinas sobre ruinas